Historia del Club

Eran principios del año 1996 cuando se planteó la intención de reunir  un grupo de niños para formar, a nivel muy informal, una pequeña ESCUELA DE BALONMANO. Un pequeño grupo de amigos, encabezados por Rafael Sierra, profesor de E.F. de la Universidad Laboral de Toledo estaban dándole vueltas al tema. Sus hijos serían los integrantes de este grupo inicial y la intención era la de ocupar parte de su tiempo en una actividad deportiva saludable, sin más pretensión que la diversión y el esparcimiento. 

Pasado ese primer momento, se decide dar el paso de fundar EL CLUB DEPORTIVO AMIBAL (Amigos del Balonmano). Se hizo sin darle importancia, pero la realidad después de 18 años desde su formación, al mirar atrás, fue algo trascendente. Se selló un compromiso serio con la enseñanza del deporte, surgiendo además el embrión de lo que más tarde se ha concretado en una de las mejores canteras de balonmano de nuestro país.