JUVENIL MASCULINO: un buen bloque todavía en fase de acoplamiento

El equipo juvenil está llamado a luchar en el grupo de cabeza del campeonato territorial, aunque aún debe solucionar algunos problemas en defensa, debido a la falta de acoplamiento de las nuevas incorporaciones, los juveniles de segundo año, que se han unido al grueso del grupo compuesto por el equipo cadete de la anterior temporada que tan brillantemente se proclamó campeón con un pleno de victorias en la competición oficial.

El equipo ha modificado notablemente su plantilla esta campaña y aún se nota que queda mucho trabajo por hacer para acoplar sus piezas, sobre todo en defensa, donde con buenos mimbres todavía tiene problemas para cerrar su portería que, de momento, es vulnerable.

Mikel Unanue cuenta con un equipo más o menos fijo, con muchos cambios, al menos de momento, buscando consolidar la idea que él tiene en su cabeza a base de dar minutos a todos sus chavales sin castigarlos por los errores propios del comienzo de la temporada.

Es un equipo llamado a pelear por la primera plaza. Funciona bien en su trabajo ofensivo, pero deja algunas dudas en la defensa. Sin embargo, con Unanue en el banquillo, eso no será un problema. Experto en cerrar filas, el técnico amibalero ya trabaja para dejar su portería con pocos goles encajados frente al BM Ciudad Imperial y en un buen número de futuros choques.

Hasta la fecha se llevan disputados tres partidos del campeonato, saldado todos ellos con victoria y un total de 97 goles a favor y 58 en contra.